desconectar

logo aquatic castello

multievolution

Lunes a Jueves
de 17:30 a 20:00

Piscina municipal de 50 m
(zona La Salera)
Prolongación Río Júcar, s/n
12006 CASTELLÓN
Mov: 615920414
E-mail:
club@aquatic-castello.com

< volver

noticias

 

27/05/19 11:19FINALIZA MI ETAPA COMO ENTRENADOR DEL CLUB...

 

FINALIZA MI ETAPA COMO ENTRENADOR DEL CLUB...

Hola a tod@s

Desde estas líneas quiero dirigirme a todos para comunicaros públicamente mi decisión de “colgar mi cronómetro” y terminar mi etapa como entrenador de natación de clubs después de esta temporada.

Disculpadme si esta carta va a ser un poco extensa. No soy capaz de resumir en dos líneas un simple “adiós” después de una etapa de tantos años como profesional en este deporte, viviendo las más increíbles experiencias en este mundillo de “agua y cloro” como entrenador nacional y director técnico.
He disfrutado y he sido tremendamente feliz durante los 27 años que llevo en él y 31 que llevo como entrenador dentro de las piscinas...se dice pronto... ¡31 años!

No sé si es un para siempre o un hasta luego porque la vida es imprevisible y nunca puedes decir nunca jamás, pero desde luego tengo claro que voy a darme un buen espacio temporal para iniciar otro camino alejado del formato profesional actual.

Toda mi vida ha estado vinculada a la natación competitiva, primero como nadador, donde conseguí el sueño de participar en unos juegos olímpicos y después como entrenador y director deportivo donde creo que he desarrollado mi mejor versión tanto profesional, como personal y humana en los diferentes clubs donde he trabajado. Mi decisión no procede de un “calentón” típico del entrenador quemado, ni por un mal momento a nivel de resultados, ni por mala onda con nadie, ni tan siquiera por motivos personales... de hecho, en mi vida personal y profesional más allá de las corcheras es inmejorable, me siento súper motivado y feliz. Pero quizás la sociedad y el deporte de competición están cambiando más rápido que mi capacidad de adaptarme a ellos y poder aceptar ciertos criterios que se alejan de mi filosofía dentro del rendimiento deportivo. Esto que digo no es una queja, ni un reproche, simplemente intento trasladaros cuales han sido los “motivos” que han pesado más para decidir bajarme de este tren y no seguir otra temporada más. Mi decisión ha sido tomada después de años de profundas reflexiones porque este deporte para mí, ha sido y es uno de los “ejes” de los valores más importantes de mi vida.

Creo que debo seguir siendo fiel a los mandatos de mi corazón que es algo que me ha caracterizado siempre y que me está diciendo desde ya hace un tiempo, que esta etapa está cerrada y así poder seguir evolucionando en lo personal y profesional por otros caminos paralelos que seguro van a suponer otro gran viaje repleto de subidas y bajadas a toda velocidad por estas vías que llamamos vida donde experimentaré otra vez ese “vértigo” que necesito para seguir sintiéndome vivo y coherente con la vida que deseo.

Quisiera seguir con este escrito, no sin antes dar un pequeño repaso por este viaje vital a través del deporte de competición como entrenador y director deportivo de varios clubs de Castellón.

Recuerdo cuando llegué a esta ciudad con solo 21 años después de superar mi accidente de tráfico que me hizo perder una pierna y tras la muerte de mi hermana Esther después de una larga y dura enfermedad que no pudo superar que finalizó poco después, también con el fallecimiento de mi padre. Fue una etapa de mi vida donde todo parecía desmoronarse. Una situación que bloqueó mi vida y todos los sueños e ilusiones que tenía en ese momento de la misma. Momentos donde las cuestas de la vida, se hacen agotadoras y difíciles de aceptar…un mar en continuo oleaje donde “seguir nadando” era la única opción para llegar a puerto seguro.

Recuerdo lo claro que tenía el camino que quería seguir a pesar de toda esa espiral de trágicos acontecimientos que venían en mi “mochila” y que me lanzaron de forma forzosa hacia nuevas aventuras imprevisibles y desconocidas. 
Poder impartir mis enseñanzas y valores a otros chavales a través de este deporte era un destino que deseaba con toda mi pasión. Suponía abrir otra nueva etapa tan bonita y enriquecedora como la anterior y así ha sido hasta hoy.

Es difícil expresar con palabras todo lo que siento, pero estoy tan agradecido por la oportunidad que me dieron en su momento todas y cada una de las personas y clubs que apostaron por mi, que difícilmente podré transmitir en este escrito, todo mi amor incondicional que brota desde mi corazón.

En el transcurso de esta multi-aventura profesional, he logrado inculcar muchas de mis enseñanzas y aprendizajes a nadadores que incluso llegaron a obtener sus mejores niveles deportivos: medallistas nacionales y autonómicos, participantes en competiciones internacionales, Campeonatos de Europa, etc, pero lo que mas me ha llenado y me ha hecho feliz, ha sido el poder inculcar los valores deportivos y humanos que a mi me enseñaron y con los que he crecido y evolucionado como deportista y como persona. Agradezco muchísimo a tod@s ellos, que me brindaran esa oportunidad.

Después de diferentes etapas en varios clubs de nuestra ciudad, llegó mi “gran etapa” con el Club Aquàtic Castelló...¡Qué decir de esta etapa!...simplemente ¡brutal! ha sido espectacular, ha sido por decirlo de alguna manera, como parir un “hijo” que nació de la nada hasta convertirlo en un “hombrecito” tras mucho esfuerzo y plena dedicación a él.

Esta fascinante aventura en el Aquàtic ha sido el regalo que ha colmado todos mis deseos profesionales y humanos a muchos niveles. En él he conseguido los éxitos profesionales más sufridos, pero a la vez más aplaudidos y laureados. En mi corazón llevo para siempre su escudo, un escudo que tuvo un diseño inicial que representaba una “A” con olas... esas olas en las que surfeamos todos los componentes durante mucho tiempo a pesar de tener todo el viento en contra. Me lo llevo conmigo al igual que llevo en mi corazón a todas y cada una de las personas que han pasado por él. Es y será siempre mi club.

Siempre me he considerado un entrenador de club. Recuerdo haber rechazado una oferta para trabajar como entrenador en un centro de alto rendimiento y de otros clubs más “grandes” a los que agradecí muchísimo su interés, pero nunca pude evitar sentirme más afín con las características deportivas y humanas de un club pequeño donde el calor y el ambiente familiar me permitía transmitir con libertad, mi filosofía del deporte a todos los niveles.

Para mí, el éxito y el disfrute en esta profesión va más allá de pertenecer a la élite profesional y mi elección en este sentido siempre la he tenido clara. Mi motivación ha sido siempre, el poder ayudar y proporcionar caminos para escalar las cimas de las montañas, a pesar de su dificultad, de la altura, de las piedras, del viento en contra y muchas veces de los muros infranqueables que se presentaban.

Desde estas líneas necesito agradecer y expresar desde mi más sincero reconocimiento a todos los que han compuesto y componéis a esta gran familia que es el Aquàtic:

Mi primer afectuoso agradecimiento va dirigido a los actuales directivos del club: Soledad Bausá, Juan Collado y Sergio Álvarez, por todo el apoyo incondicional que he recibido de ellos con los que además, me une una gran amistad que sé que perdurará siempre. Vuestra total confianza en mi, ha sido un regalo que no olvidaré nunca y creo que, a pesar de este final de etapa, este club nunca hubiera podido tener a mejores personas y gestores. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Mi siguiente agradecimiento va dirigido a todos los padres y socios de este club, por creer en mi y por haber caminado juntos conmigo, en este sacrificado deporte que no solo embarca a vuestros hijos, sino a tod@s vosotr@s con un nivel de exigencia que no es fácil de gestionar. Sin vosotr@s, esto no hubiera sido posible. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Mi otro agradecimiento y sin duda, el más emotivo para mi, es para todos y cada uno de mis nadadores y nadadoras de tiempos pasados y presentes sin excepción. Por ser la gasolina de mis sueños y el elixir de muchos de los momentos más felices de mi viaje profesional, deportivo y humano. Sin vosotr@s nunca hubiera podido disfrutar como lo he hecho y nunca hubiera tenido la posibilidad de trasladaros mi forma de ver este deporte y de ver la vida.

No puedo expresar con palabras lo feliz que me hicisteis por apostar por mi como vuestro entrenador, tanto los que os habéis mantenido hasta el final, como los que abandonaron antes el barco, porque de todo@s aprendí y vosotr@s algo aprendisteis también de mi. Espero que tengáis un buen recuerdo mío, al igual que yo lo tengo de tod@s y cada uno de vosotr@s.
También quiero disculparme a todos aquellos que no os pude o no os supe ayudar lo suficiente y también a todos aquellos a los que ayudé, porque ojalá hubiera podido ayudaros aún más....Mi misión siempre ha sido sacar la mejor versión de todos vosotr@s.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS...¡sois lo mejor!

Gracias también, a la Real Federación Valenciana de Natación y a la Real Federación España de Natación porque ellos son los que han gestionado y diseñado una profesión donde me he sentido la persona más feliz del mundo. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Gracias a todos los entrenadores de los diferentes clubs de esta comunidad con los que he tenido el placer de compartir competiciones, algunas lágrimas y muchas risas y experiencias inolvidables, gracias a todos los monitores que han pasado por mis manos y que hemos compartido nuestro día a día formando a chavales de todas las edades y sexos. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Y gracias a todos los directivos sin excepción que han pasado por mi etapa profesional, tanto los que me apoyaron y creyeron en mí como a los que fueron más críticos, porque también aprendí de ellos y con ellos. Gracias de corazón por tantos momentos...todos supisteis aportarme lo que necesitaba y os estaré eternamente agradecido. No se construyen puentes sin consolidar unos cimientos que los sostengan. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Ha llegado el momento de dar rienda suelta a mis nuevos propósitos de vida. Siento que necesito aportar algo más que rendimiento deportivo con el que siempre me sentiré identificado porque es mi pasión y la herramienta más poderosa que ha creado los valores más básicos e importantes de mi vida, junto a la educación que me dieron mis padres.

No es un adiós a la competición, simplemente es un “hola” a un nuevo enfoque, con otros matices y aspectos profesionales que hasta hoy solo habían tenido una única dirección. Deseo aportar mis enseñanzas más allá de las fronteras de los clubs o centros deportivos y abarcar más deportes que también me apasionan, junto al asesoramiento nutricional deportivo, el emocional y el motivacional, tanto para equipos deportivos y deportistas, como a cualquier persona que necesite cambios favorables en sus vidas.

He dedicado 15 años de mi vida como deportista de élite y otros 31 como profesional y creo que ha llegado el merecido descanso y el momento de partir hacia otro horizonte.

Estoy convencido que estar bien y tener una vida plena depende del equilibrio entre cuerpo, mente y alma. Todos ellos deben ir juntos de la mano para que nuestro bienestar y felicidad sea completo, convirtiendo nuestra vida en una aventura extraordinaria.

Nuestro mundo interior ha de cultivarse, regar con paciencia para que crezca como el bambú que se pasa 7 años de su vida sin brotar, quedándose en la profundidad de la tierra todo ese tiempo porque necesita desarrollar sus raíces de forma sólida. El bambú después de todo ese tiempo sin desarrollar aparentemente su vida, empieza a crecer hacia arriba y en solo 6 semanas alcanza una altura de más de 30 metros, convirtiéndose en una de las plantas más fuertes y más altas del mundo….”YO SOY UN BAMBÚ”

Así que acepto este nuevo reto con sumo agrado y decido aprender e ir a por este nuevo viaje a mis 52 años con la ilusión y ganas de un adolescente de 20….conectar otra vez con mi niño interior es un viaje de preciosos matices y colores en el viento que voy a re-descubrir.

Espero de todo corazón, que mi legado como “hombre anfibio” en un mar de cloro, haya podido llegar más allá de la pileta y deseo que mis enseñanzas hayan contribuído además, en una enseñanza a los valores que edifican los cimientos de un ser humano completo.

Puedo decir en voz alta que esta aventura al mundo del “agua y el cloro” ha sido simplemente espectacular...¡Qué feliz he sido y que suerte he tenido!

GRACIAS, GRACIAS Y MIL GRACIAS MÁS...por todo, para todos. Me llevo conmigo la mejor etapa de mi vida profesional y humana...simplemente ha sido un regalo con el que siempre estaré en deuda.

Como dijo Sthephen Hawking en una de sus conferencias: “Mis expectativas se redujeron a cero cuando tenía 21. Todo desde entonces han sido ventajas”

¡Gacias a tod@s y hasta siempre!